viernes, 16 de julio de 2010

Sabor a México

Normalmente me doy el tiempo para poder redactar de una manera atenta cada uno de los capítulos culinarios en Amoralaolla (por así decirlo). Pero hoy, sólo unas cuantas fotos de lo que he podido capturar.



Estos churros merecen una estatua
Estos churros además de haber sido la última rosca que conseguí del ¿churrero? de la colonia, también son de los mejores churros que he probado. Y justo por haber sido la última rosca se explica este atípico sabor maravilloso.

Digamos que la manteca que utiliza el Sr. Churrero va mejorando conforme vaya la producción de roscas a lo largo de la noche. Entra rosca tras rosca, una detrás de la otra a lo largo de 2 o 3 horas, mágicamente, detrás va dejando el sabor quemadito que a todos nos gusta. Afortunadamente yo pude comprar la última rosca, y el sabor fácilmente supera a aquel churrito que se consume después de la misa de las 6.





En su momento de creación, este platillo de costillitas no daba para más que un guiso cualquiera, pero al final salí bastante satisfecho. Cuando probé inmediatamente supe que había faltado tiempo de cocción. El próximo día cuando el guiso pasó por por una larga recalentada me sorprendí de lo delicioso. El tiempo hace maravillas con platos como este. Además, seguramente no ayuda cocinar con tanta hambre, todos sabemos que el hambre es la mejor salsa, por lo que seguiré jugando por las reglas de aquí en adelante.




Buen fin de semana, y buen provecho.

lunes, 21 de junio de 2010

Ricas las pitayas

Para aquellos que no sabían, estamos en plena temporada de pitayas (Stenocereus queretaroensis). Estos frutos son abundantes en la zona del bajío, y provienen de cactáceas de la misma región, por lo que yo estando en Guadalajara ya tuve la oportunidad de deleitar unas cuantas.



Estas deliciosas frutitas sólo se pueden consumir durante la primavera, y justo antes de las lluvias, así es que se nos hace tarde; A comprar pitayas!

Buen provecho!

lunes, 7 de junio de 2010

Biscuits!! Biscuits!!

Debo admitir que he estado ausentándome muy negligentemente de ésta, ¡mi pasión! En mi defensa, se podría decir que el Mundial ha ido consumiéndome poco a poco, y la factura, ya se ve reflejada en la actividad de Amoralaolla, ¿o debería decir muy escasa actividad…? Pero ¡cambiaré!

De vez en vez, la balanza entre el antojo y la flojera se inclina, muchas veces incitado por terceros, para poder disfrutar de un rico y casero, pan horneado. Este fin de semana fue una de esas veces.



El Biscuit
Sin ser un alimento básico dentro de las costumbres alimenticias del mexicano, los biscuits son absolutamente deliciosos y sencillísimos de preparar. Doraditos por fuera y suculentos por dentro, los biscuits bien elaborados pueden lucir en cualquier mesa. Un panecillo de rápida elaboración, hecho con mantequilla o manteca y cualquier variedad de lácteo, que al salir del horno seduce todo tipo de paladares. Sin importar la sencillez del producto final, procuren utilizar ingredientes de la más alta calidad para garantizar sabor y consistencia.

(El biscuit en su etapa de reposo previo a ser horneado)

Mis ingredientes
2 tazas de harina de trigo
1 1/2 cucharadas de royal
1 taza de leche agria
1 barra mantequilla sin sal
1 cucharada de azúcar
1 cucharadita de sal

Para su elaboración, me animo a dejarles un video en el que puedan apreciar con mayor claridad esta fácil preparación.



¡Provecho!